Redimensionar texto

-A A +A

Asociación de Jubilados de la Industria Frigorífica

Swift
Frigorífico Swift, ubicado al sur de la Villa del Cerro. Hoy perteneciente a la Armada Nacional y usado de manera logística ya que el puerto está en permanente crecimiento. Foto: Virginia Martínez.
En plena Villa del Cerro, se encuentra la Asociación de Jubilados de la Industria Frigorífica. El Municipio conoció de cerca la organización que forma parte de la rica historia e identidad del Cerro.

Entrevista a la Asociación de Jubilados de la Industria Frigorífica

Organización, Cultura e Identidad
La Historia en Movimiento

En la calle Grecia 3681, plena Villa del Cerro, se encuentra el local de la Asociación de Jubilados de la Industria Frigorífica. Allí estuvimos de visita para conocer un poco más  acerca de esta organización que forma parte de la rica historia e identidad del Cerro.
La asociación integra a 200 personas y se encuentra en funcionamiento desde 1997.
Fuimos recibidos por el delegado de la asociación ONAJPU,  Alberto Rentaría, hijo de trabajador de los frigoríficos, socio colaborador y jubilado por antecedentes de persecución política.
Entrevistamos al encargado del museo y de la biblioteca del local, Walter Chagas,  quien  participa en la comisión directiva y fue trabajador de la industria frigorífica.

- Contános  brevemente los inicios de la Federación de la Carne.

El 7 de enero de 1942 comenzó a funcionar el edificio la Federación Autónoma de la Carne y Afines. En ese momento los trabajadores de los frigoríficos Swift, Nacional y Artigas se reunían en este local.
Los colores de nuestra bandera son el rojo, verde y blanco, colores típicos de inmigrantes italianos.
Dentro de esta federación es que nace, en Uruguay, la organización anarco-sindicalismo, -desconocida en otros lugares-, de la mano de los inmigrantes que venían de Europa: alemanes, polacos, rusos, italianos y españoles entre otros.
Debido a diferentes circunstancias que se fueron dando, los frigoríficos desaparecen de esta zona, por intereses de nuestros enemigos de clase. La asociación surge como una organización clasista, con una concepción de clase, de defender sus intereses y aportar con nuestro trabajo, el de nuestros padres y nuestros abuelos. Casi todas las personas que vos te encuentres acá tuvieron un padre, abuelo o tío que trabajó en la industria frigorífica.
En sus mejores momentos, en el Cerro había entre 10 y 15 mil personas trabajando.
Después del oscurantismo hubo epopeyas impresionante. Fueron 20 años (desde 1950 a 1970) donde el movimiento sindical, en el Cerro, fue demostrativo no sólo de su firmeza y solidaridad en la lucha, sino de la unidad. Fue uno de los propulsores, más allá de que no fue fundador, del congreso del pueblo y la CNT.

- ¿Cómo se inicia la asociación de jubilados de la Industria frigorífica ?

Se llega por que desaparece la industria frigorífica del Cerro y los viejos trabajadores ya jubilados y algunos en proceso de jubilarse no querían perder este local. Cuando terminó el período de la personería jurídica buscamos seguir con la historia de esto y hacer lo mismo que se hacía en la época de la federación nativa. La asociación se funda con el fin de seguir custodiando el local en el año 2002, pero se organiza antes, en el año 1997.
Como asociación nosotros nos pusimos como meta realizar lo mismo que hacían los trabajadores, abrir las puertas de la federación al Cerro y su cultura, en lo edilicio, en sus tradiciones, mostrarles a los jóvenes, adolescentes y niños quiénes eran sus abuelos y sus padres. Queremos que sepan por qué hay una chimenea sobre la playa del Cerro, por qué hay otra en la entrada del Cerro, qué era eso que hoy se llama PTI (Parque Tecnológico Industrial), qué era aquello que está en la marina, qué era aquel Frigorífico Nacional. También hablamos de qué era un frigorífico, porque  hoy en día un frigorífico es muy diferente a lo que era antes. Hoy un frigorífico sólo mata carne y terciariza todos sus derivados.
La asociación promociona que los niños sean los más privilegiados, pero además, apostamos a que los viejos tengan el privilegio de pasar sus años de la mejor manera, que la persona, estando en actividad, pueda mantenerse joven.
No sólo preservamos las salas de sesiones, también la biblioteca que fue fundada en 1942 mantiene su espíritu de servir a la comunidad. En el museo tenemos fotos, retratos y otros materiales que rescatan la cultura frigorífica, sus mártires y nuestra identidad como cerrences. Tenemos el teatro que lo rescatamos hace 2 años, fue fundado en 1958 como sala de congresos de los delegados de la Federación Autónoma de la Carne y Afines, en la década del 40 y 60 la importancia de esos congresos era tremenda. Hay otras salas, donde actualmente no tenemos actividades, pero esperamos ponerlas en funcionamiento pronto.    
En este local se dan cursos de artes visuales, de pintura, se hacen tanguerías, flamenco, se practica karate y hacemos excursiones. Tenemos bastante actividad social, digamos que es un centro cultural además de una asociación de jubilados, es un lugar de recreación, encuentro, discusión y conferencias.

- ¿Cuáles son los objetivos o aspiraciones que tiene la asociación a futuro?

Debido a la edad de los integrantes de la asociación, en el aspecto organizacional, se tiene como principal objetivo que se integren jubilados de otros sectores y de la comunidad, con la aspiración de sumar más personas y que el lugar funcione como un centro cultural propiamente dicho.  
Por otra parte, en el aspecto de la actividad del lugar, se espera entrar en los fondos concursables, la idea sería disponer y adaptar el salón de conferencias (donde funciona el teatro) con una movilidad que permita desarrollar diferentes actividades como flamenco, taekwondo, teatro, carnaval, un espacio para niños, karate, un espacio para los veteranos y tango. Esa es la proyección cultural que tenemos a futuro.

Gonzalo Irigoyen/IM


 

AddToAny

Compartir