Back to top
09.10.2019 - 15:58

A la señora del folcklore

Se celebró el Día del Patrimonio en el oeste con homenaje a Amalia de la Vega.-

El pasado sábado 5 de octubre, en el marco de la celebración del Día del Patrimonio, en la explanada del Centro Comunal 14, se realizó un tributo a la Señora del folklore: Amalia De La Vega.
La actividad contó con la presentación de grupos de danzas folclóricas de la zona, los cuales incluyeron dentro de su selección musical, temas interpretados por la folclorista homenajeada.
Los maestros de ceremonia de esta jornada fueron Mirta Ramirez quien estuvo a cargo de la locución del evento, y Christian García que se encargó de contar a los presentes algunos aspectos de la vida y obra de Amalia De La Vega. Cabe destacar que éste último, Técnico en Turismo, realizó una investigación para acceder a los datos brindados sobre Amalia.
La actriz y vecina Gilda Gutiérrez, referente de la cultura en el Oeste, hizo un recitado de su autoría
titulado “Semblanzas sobre Amalia, la cantora”
Se hicieron presentes autoridades municipales, las concejalas Shirley Caunas, Mirtha Villasante y la alcaldesa interina Zully Cardozo.

Las agrupaciones que se presentaron fueron las siguientes:
• La Huella
• Tradición Nativa
• Grupo Tacuarí
• Pericón del CCZ 18
• Cielito del 17
• Añoranzas


María Celia Martínez Fernández, popularmente conocida como Amalia De La Vega, nació el 19 de enero de 1919 en la ciudad de Melo, Cerro Largo.
Es una de las intérpretes de canciones criollas más auténticas de la música popular uruguaya.
Debutó en 1945, con 23 años, en radio El Espectador.
Musicalizó poemas de Juana de Ibarbourou y de autores gauchescos como Bartolomé Hidalgo y Serafín J. García.
En los años 50, algunas canciones del repertorio nativista de Amalia De La Vega difundían la cultura oriental en las escuelas públicas.
Cantó milongasa, cigras, estilos y vidalitas con un estilo muy propio y personal, que la llevó por escenarios de Brasil, Chile, Argentina.
Admirada por artistas como Atahualpa Yupanqui y Alfredo Zitarrosa, heredero de la sonoridad del conjunto de guitarras criollas que la acompañaba, ya que muchos de sus instrumentistas pasaron a tocar con Zitarrosa en los años 60.
Reconocida por su bajo perfil y su rechazo al show y la farándula. Amalia dejó de cantar definitivamente en 1985.
Fallece a los 81 años el 25 de agosto del 2000.