Redimensionar texto

-A A +A
08.08.2012 - 14:31

Sueño cumplido

Gerardo Falco, médico de familia de la policlínica de Pajas Blancas. Foto: Virginia Martínez.
Policlínica de Pajas Blancas, ubicada en la rotonda que une las calles Pedro de Mesa y Castro, Ramón Clariac y Gil Lemo. Foto: Virginia Martínez.
Vecinos y vecinas de Pajas Blancas en la inuaguración de la policlínica, el 5 de junio de 2012. Foto: Virginia Martínez.
Vecinos y vecinas de Pajas Blancas en la inuaguración de la policlínica, el 5 de junio de 2012. Foto: Virginia Martínez.
Policlínica de Pajas Blancas, ubicada en la rotonda que une las calles Pedro de Mesa y Castro, Ramón Clariac y Gil Lemo. Foto: Virginia Martínez.
Uno de los consultorios de la policlínia de Pajas Blancas. Foto: Virginia Martínez.
Pajas Blancas tiene su policlínica

"Cuando se trata de hacer escalones con las piedras que nos pone el camino, nada mejor que el esfuerzo, el trabajo y el compromiso de muchos. Hoy es un buen ejemplo de lo que se puede hacer, si hay encuentro de voluntades". Y así fue. Estas pocas pero intensas palabras, plasmadas en una carta que escribió la directora del Centro de Salud del Cerro, Nelly Logullo, reflejaron el gran esfuerzo y la lucha por ver un sueño cumplido. Por fin, luego de 23 años, el 5 de junio de 2012 se inauguró la policlínica comunitaria de Pajas Blancas -ubicada en la rotonda que une las calles Pedro de Mesa y Castro, Ramón Clariac y Gil Lemo-, gracias al trabajo comunitario de vecinos y vecinas, el apoyo de la ONG  Kele Kelé,  el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y ASSE. Celebración que en lo más mínimo fue capricho de unos pocos, sobre todo si se tiene en cuenta que la políclínica más cercana al barrio es la del Cerro.
Una necesidad muy sentida por toda la comunidad de una de las zonas rurales del oeste montevideano -que tiene entre 7.000 y 10.000 habitantes-, que demuestra que "cuando la gente tienen amor por estas cosas, se hace lo posible o imposible por salir adelante", expresó Logullo.
Desde el inicio de este proyecto se formó un grupo de apoyo a la medicina familiar, que luego se constituyó en la comisión de salud oeste y en la actualidad, es la comisión de salud con personería jurídica, que llevó a que "estar hoy aquí es un lujo".

Gerardo Falco, médico de familia, fue uno de los pilares fundamentales de este proyecto hecho realildad, ya que como relató una vecina muy emocionada, "solamente él atendía en esas condiciones".  Primero en dos clubes deportivos y luego, en un salón parroquial de la iglesia, en condiciones extremadamente precarias: un consultorio improvisado con cortina de nylon donde la intimidad entre paciente y médico era limitada. "Doctor, vengo por lo mismo que vino la paciente anterior", fue una de las anécdotas -contadas por el médico cuando atendía en el consultorio provisorio -, que hizo largar la carcajada de todos los presentes. El médico familiar no sólo agradeció a todas las intituciones que fueron muy importantes en este proceso, sino, y por sobre todo, a aquellas personas "que recibieron la atención sin exigencias y con humildad".

La policlínica, cuenta con tres consultorios con todas la comodidades y materiales de insumo para la atención de los pacientes, donados por ASSE. Cuenta además, con el médico de familia y una pediatra, y se espera que más adelante trabajen parteras y  auxiliares de enfermería.
El terreno pertenecía a la Intendencia de Montevideo, pero "ahora conseguimos que la gestión del predio esté a nuestro nombre", explicó Yudith Corrales, presidenta de la Comisión de salud de Pajas Blancas. El 8 de agosto de 2011, el proceso dio un gran paso al firmarse el convenio con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas que fue también indispensable para realizar las terminaciones de la obra.  La primera parte fue el granito de arena que muchos vecinos/as aportaron, desde el material y la mano de obra, y que permitieron luego obtener el resto de este proyecto comunitario, hoy hecho realidad, y al que nunca le faltó "el mate cebado por la comisión de salud, o la historia ordenada, el buen trato y el respeto hacia la gente que viniera. Eso nos honra", indicó Falcon.

A pesar de que algunos vecinos y vecinas no harán tanto uso de la policlínica por tener mutulaista, "siento una gran alegría que me hace saltar el corazón porque es algo con lo que colaboré para quienes lo necesitan por no tener cobertura médica", resaltó emocionada una de las tantas vecinas, luego de años de lucha y trabajo, que demostraron como recalcó Falco que los cambios no sólo hay que esperarlos desde el gobierno, sino que se efectúan entre toda la comunidad. Por eso "no podemos esperar más nada que de nosotros mismos". "Mi sueño es que esto sea una semilla de transformación,  pudiendo no sólo dar atención sanitaria, sino educar, generar valores y sumar a la gente que no está integrada a la sociedad". Recordando las palabras del ministro del MTOP, Enrique Pintado cuando se firmó el convenio, Falco se dirigió a todos los vecinos y vecinas presentes indicando que lo principal es "preocuparnos por nostros" y les agradeció por "dejarme pertenecer a esta obra maravillosa". "Ojalá que sigan existiendo personas que quiera ayudar a la gente", concluyó.
Los aplusos no esperaron a que finalizara su oratoria ya que todos los/s  vecinos/as e integrantes de la comisión de salud, destacaron su profunda labor comunitaria y dedicación a la gente, que no sólo atendía sino que también, en varias oportunidades, "llegó a ir él mismo a la farmacia a buscar remedios para las personas" , contó otra vecina.
Por su parte, el Dr. Victor Fomichov, en representacción de ASSE, trasmitió: "se me eriza la piel luego de escuchar todo esto porque cuando hace años hablábamos de reforma en la salud (...) esto, sin la más mínima duda, es la concreción porque trabajando en equipo es como podemos mejorar la salud en nuestro país".

Virginia Martínez

Contenidos relacionados: 

AddToAny

Compartir