Redimensionar texto

-A A +A

Club Vencedor

Niño que asiste al merendero todos los días. Foto: Lorena Canelas.
María Rosa Villar, junto a una niña del merendero, nos muestra la cancha del club. Foto: Lorena Canelas
Sesenta y cuatro años metidos dentro del barrio.

El Club Vencedor este año cumplió 64 años, está ubicado en el barrio La Teja a unas cuadras de la plaza Lafone; hace 30 años tiene una obra social: un merendero al cual concurren más de 150 niños todos los días de lunes a viernes. Días atrás estuvimos de visita por el club y nos encontramos con María Rosa Villar (presidenta), José María Alvarenga (vicepresidente) y Andrés Villar (integrante de la comisión del club), quienes nos contaron sobre la obra que allí cumplen y en qué anda hoy en día.

Lo primero que destacaron es que el club es de uso comunitario, lo usa todo el barrio, sí existe un registro de quienes concurren pero por reglamentación, “Trabajamos sobre la base que es para todos, no se trata de colores, ni matices”, comenta Andrés.
Lo lleva adelante una comisión integrada por entre diez y quince personas, que trabajan honorariamente para el club, más que nada para el merendero que brinda además de leche, pan y dulce, clases de gimnasia, recreación, tai-chi; clases que son dictadas por “personas con vocación, sin ningún diploma”, comenta Andrés.

Parece ser eso lo que hace que funcione esta obra, la vocación y las ganas de ayudar, “de lo poco que se hace acá, es muchísimo, sin nada hacemos mucha cosa, pagamos luz, agua, azúcar, cocoa, pan, dulce de leche, alguna comidita que le hacemos a los gurises”, comenta orgulloso Andrés, y María agrega “nos mantenemos en base a los aportes de los socios, vamos casa por casa y ellos aportan, son 20 pesos nomás por mes”. También se financia por el alquiler del salón a algún socio o sindicato que se reúna allí. “Lo importante de acá es que nosotros no hacemos lucro, los botijas quieren alquilar la cancha y nosotros no se la alquilamos”, comenta Andrés.


El club además ha recibido donaciones de empresas del barrio, y de otras vinculadas a los integrantes de la comisión, y con esas donaciones fue que pudieron techar el salón, pintar la cancha (pintura que se salió con la lluvia), acondicionar el salón para la merienda. Cuenta María que reciben un gran apoyo de un colegio de Carrasco, que los conoció a través de un programa de televisión, el American School que les donó por un premio que ganó en el programa 50.000 pesos, y desde allí no han perdido contacto con ellos, “ahora lo vamos a llamar para ver si nos pueden ayudar con los juguetes para reyes”, dice María, es que todos los años, más de cuatrocientos niños de la zona se acercan al club para recibir un juguete el 6 de enero.

Otra donación que recibieron fue de Codicen, computadoras y profesora que enseña a los niños y niñas que allí concurren, obviamente que para los niños es todo gratis, incluso, cuenta Andés que a veces le prestan la cancha a algún niño que quiera festejar su cumpleaños y no tenga donde, “se lo brindamos solidariamente, a veces no podemos dar mucho porque a nosotros nos cuesta”, comenta Andrés.
Hay niños que van allí a jugar todo el día hasta la noche, incluso los fines de semana. También hacen uso del merendero jóvenes de hasta 15 años, que usan el salón del club como un lugar para estar “eso es importante, nosotros no queremos que anden en la calle, este es un lugar que ellos pueden usar”, dice María; Andrés cuenta que muchas veces se quedan escuchando música y bailando.

Son muchos los niños, niñas y jóvenes que concurren al Vencedor todos los días, no sólo a merendar, también a jugar, hacer deporte, es un lugar donde además de comida se les brinda un espacio para estar, lo que hace que el club sea el único de esta índole en la zona, según cuenta María.

Lorena Canelas

AddToAny

Compartir